No es solamente su edad lo que hace a la Biblia Abravanel tan rara, CÓMO UNA BIBLIA DEL SIGLO XV SOBREVIVIÓ ILESA A LA INQUISICIÓN

 

António Eugénio Maia do Amaral presentando la Biblia Hebrea Abravanel del siglo XV en la Universidad de Coimbra de Portugal en el 2016.

Hogar del manuscrito Abravanel, la Universidad de Coimbra de 737 años de antigüedad, burló y sobrevivió a la campaña portuguesa de persecución de 1536 contra los judíos y los pensadores libres.

COIMBRA, Portugal (JTA).- Desde su pedestal en la cima de la montaña, la Universidad de Coimbra se alza majestuosamente sobre la plaza del centro que solía ser la sede regional de la Inquisición portuguesa.

Es una locación adecuada para la universidad de 737 años de antigüedad, la séptima más antigua en el mundo, la cual burló y sobrevivió a la campaña de persecución contra los judíos y pensadores libres desatada por la Iglesia Católica y los gobernantes portugueses en 1536.

«Este lugar era casi literalmente una torre de marfil del conocimiento durante esos tiempos oscuros», dijo recientemente a JTA António Eugénio Maia do Amaral, director asistente de la biblioteca de 500 años de antigüedad de la universidad.

Gracias a la política indocumentada de subterfugio de la universidad contra la Inquisición -Amaral dijo que sus bibliotecarios esencialmente escondieron muchos libros que los censores probablemente hubieran querido destruir, reintroduciendo sus índices solamente después de que la Inquisición fue abolida en 1821 -Coimbra estaba en posesión de una colección de raros y prístinos manuscritos judíos no encontrados en ningún otro lado.

Uno de tales manuscritos es la Biblia Hebrea Abravanel.

Clasificada por la universidad en una declaración en el 2012 como su artefacto más raro, la Biblia manuscrita del siglo XV está perfectamente preservada. El libro está lleno de dibujos en pergamino que son tan vibrantes, que parecen haber sido creados recientemente.

La Biblia Hebrea Abravanel del siglo XV en la Universidad de Coimbra.

Los Abravanel -una distinguida y rica familia sefaradí con ramas en España y Portugal que huyeron a Amsterdam y los Balcanes durante la Inquisición -encargaron 20 de esas Biblias. El volumen en Coimbra está entre los mejor preservados del puñado cuyo paradero se conoce hoy.

El libro está valorado en más de $3 millones, de acuerdo a la Biblioteca Joanine de la universidad, la cual fue reconocida en el 2013 como Sitio Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Ahí es donde la Biblia es conservada -junto con cientos de otros preciosos manuscritos -dentro de una enorme bóveda con control de clima especial e instalaciones aéreas de desinfección.

La bóveda está típicamente abierta sólo para los estudiosos. Sin embargo, el año pasado, Amaral llevó a JTA dentro para ver la Biblia. Hubo un breve momento de confusión cuando a la empleada que se le pidió localizar el libro dijo que no podía encontrarlo en el sistema de índice. Pero Amaral, quien ha trabajado en la biblioteca por más de 20 años, se encogió de hombres y dijo calmadamente que él tendría que «dejar que los dedos hicieran la búsqueda» una vez dentro de la bóveda.

Amaral pudo haber estado despreocupado, pero él no fue nada menos que caballeroso. Él navegó expertamente en el laberinto de la bóveda -dos tarjetas con claves digitales son requeridas para el acceso -mientras se ponía los guantes de bibliotecario. Tuvo cuidado de no respirar directamente sobre los libros que él manejaba, para así no introducir humedad.

Junto a sus soluciones tecnológicas, la biblioteca emplea un método único probado con el tiempo y ecológico para el control de plagas: Por siglos, ha sido el hogar de una colonia de murciélagos nocturnos comedores de insectos. En las noches, cuando la biblioteca está cerrada, las mesas debajo de sus senderos de vuelo están cubiertas con pieles a fin de protegerlas del excremento de los murciélagos.

La Universidad de Coimbra tiene poca información sobre cómo exactamente llegó a poseer la Biblia Hebrea Abravanel, posiblemente debido a que fue escondida o borrada de los índices de la biblioteca para ocultarla de los agentes de la Inquisición.

Lo que hace a la Biblia Avrabanel tan rara, sin embargo, no es solamente su edad -es la condición prístina. A través de la Península Ibérica, quedan numerosos libros que los judíos contrabandearon durante siglos de Inquisición, a riesgo de sus propias vidas, pero ellos están dañados. Uno de tales especímenes: Una copia de 1282 de la Mishneh Torah, el código de la ley religiosa judía escrito por el Rabino Moshe ben Maimon, o Maimónides. El libro tiene pasajes completos que un censor de la Inquisición quemó, haciéndolos perder para siempre. Es conservado en la biblioteca de 400 años de antigüedad en la Sinagoga Portuguesa de Amsterdam, la cual fue fundada por los refugiados de la Inquisición.

El segundo espécimen más raro en la biblioteca de Coimbra es otra Biblia datando del siglo XV. El volumen en idioma latín fue uno de los primeros libros impresos en el mundo, preparado por los socios de Johannes Gutenberg, el inventor de la imprenta. Impreso en 1462 -apenas 12 años después que la Biblia Gutenberg original de 42 líneas, la cual está en exhibición en Mainz, Alemania -la que está en Coimbra es la única copia sobreviviente de una edición de cuatro Biblias de 48 líneas impresas por dos de sus socios.

Dejando a un lado la diferencia de idioma, el libro impreso luce parecido al escrito a mano. Ambos tienen ilustraciones y márgenes dibujados a mano que los escritores utilizaban para mantener su texto derecho antes de la invención de la imprenta.

Eso no es accidente, dijo Amaral.

«Los márgenes y dibujos fueron añadidos a la copia impresa para hacerla parecer escrita a mano», dijo él.

Esta retrogradación fue hecha parcialmente por razones estéticas -los lectores estaban acostumbrados a verlos -y parcialmente como una «precaución», dijo Amaral, debido a que algunos fanáticos cristianos consideraban a las maquinas impresoras «los trabajos del diablo».

Patio de la Inquisición en Coimbra.

Miles fueron asesinados durante una serie de inquisiciones portuguesas que siguieron a la Inquisición española de 1492. Al menos 200,000 judíos huyeron de la Península Ibérica hacia Holanda, América del Sur y Medio Oriente durante el período, el cual duró casi tres siglos. Miles más se quedaron y practicaron el judaísmo en secreto por generaciones.

Los archivos de la biblioteca también contienen registros raros y escalofriantes que revelan la burocracia detrás de la barbaridad de la Inquisición. Por ejemplo, las minutas de un juicio de 1729 contra Manuel Benosh, un judío portugués, indicaron que él fue «liberado» por la Inquisición a las autoridades civiles con una instrucción de que él fuera «castigado en la carne» -un eufemismo para una sentencia de muerte para ser quemado.

Fuera de Lisboa, la Universidad de Coimbra es la propietaria más grande de veredictos de la Inquisición portuguesa.

«Era una misión que hizo a este lugar no solamente una víctima y un opositor de los horrores de la Inquisición, sino también un testigo de ellos», dijo Amaral.

Fiel a su tradición de desafío, la biblioteca también fue una de las pocas instituciones que abiertamente se negó a cumplir con las políticas de censura del régimen de António de Oliveira Salazar, el dictador pro-fascista por 34 años de Portugal, hasta 1968.

«De nuevo hubo los mismos trucos que durante la Inquisición», dijo Amaral. «Al final, ahora vemos quien ha prevalecido».

 

Fuente: The Times of Israel
Traducción: Comunidad Judía de Guayaquil