Los scouts al estilo israelí llegan a Estados Unidos en inglés

Arielle Geismar, en el uniforme scout, liderando a niños judíos estadounidenses en una de las primeras reuniones del capítulo
de Manhattan de Tzofim Atid, la filial en idioma inglés de los Scouts israelíes.

El grupo juvenil más popular de Israel ofrece su marca de judaísmo secular y habilidades para atar nudos a la juventud judía a través de Estados Unidos.

NEW YORK (JTA).- La consejera de 16 años está parada en un uniforme de camisa crema, por fuera, con jeans verdes, un pañuelo verde atado alrededor de su nuca y charreteras en los hombros. Dos parches están bordados en su pecho. Y ella está rodeada por un círculo de chicos de 11 años.

Su tarea en este domingo en la mañana en las afueras de Manhattan es enumerar cinco marcas de zapatos deportivos antes de que uno de los niños pueda correr alrededor de todo el círculo -una versión un poco más compleja de «Pato, pato, ganso». Ella falla, y la siguiente ronda cae en uno de los niños que quiere superarla. Él promete nombrar cinco tipos de nudos antes de que un amigo complete una vuelta alrededor del círculo.

«Tipos de nudos?» la consejera, Arielle Geismar, grita mientras «Golden Boy», un hit israelí del 2015 cantada completamente en inglés, es tocada. «No sé tipos de nudos. Y soy una scout!»

Bienvenidos a la versión estadounidense del movimiento juvenil más importante de Israel, los Scouts israelíes.

«Golden Boy» es una elección apropiada para este grupo juvenil, el cual quiere impartir un judaísmo secular del centro de Israel a los niños judíos estadounidenses, todo en inglés. En Israel, el grupo enseña trabajo en equipo y liderazgo, junto con habilidades de supervivencia del tipo Boy Scout. Excepto por el idioma, el nuevo grupo estadounidense pretende imitar ese currículum.
Pero en la selva de cemento de New York City, el enfoque parece estar más en el trabajo en equipo y la historia y cultura israelí, que en los nudos y encender un fuego.

«Es esta idea más grande de conectividad en un tiempo de desplazamiento», dijo Geismar, quien fue presentada a los Scouts en un campamento de verano llevado a cabo por Young Judea, un grupo estadounidense sionista. «Creciendo en Estados Unidos y observando la actual elección y todo lo que está sucediendo con Israel y Palestina y los problemas en Medio Oriente, me sentía como una niña pequeña. No había nada que yo pudiera hacer realmente. Después de unirme a los Scouts, sentí que hay algo que puedo hacer».

Los Scouts en Ramat Gan descubren el dreidel más grande del mundo en una ceremonia durante Hanukkah en el 2014.

En Israel, los Scouts (Tzofim en hebreo) es el movimiento juvenil más grande del país, con 85,000 miembros de cuarto a 10mo grado. Los grupos juveniles desempeñan un importante papel en las vidas de los niños israelíes, con capítulos llevados a cabo para adolescentes de 15 a 18 años reuniéndose dos veces a la semana con poca o ninguna supervisión adulta. A diferencia de otros grandes movimientos juveniles israelíes, los Scouts no tienen afiliación política y tienen capítulos tanto para niños religiosos como seculares.

Ya hay una filial de los Scouts en idioma hebreo en Estados Unidos para los hijos de expatriados israelíes que están siendo criados en el idioma. Ese programa tiene 3,500 participantes a través de 24 capítulos en ciudades de todo el país.

El programa en inglés, el cual comenzó este año escolar, tiene capítulos en Manhattan y en la suburbana Long Island sirviendo a niños de 9 a 15 años, con alrededor de 60 participantes.

«La gente está buscando que sus hijos participen en algo judío, pero tiene que ser secular a fin de atraer a los no afiliados», dijo Iryna Gubenko, gerente de asociaciones estratégicas en el Grupo Filantrópico Areivim, el cual está financiando la nueva iniciativa. «Nosotros vemos a Israel como parte de la identidad de esas [personas]».

Arielle Geismar, derecha, en una reunión de Tzofim Atid.

El programa tiene cuatro componentes -habilidades para la vida, cultura israelí, responsabilidad social y actividades de los exploradores. Las actividades varían desde aprender sobre la historia israelí a hacer una bandera israelí a, sí, atar un nudo o construir una carpa. Los organizadores también esperan incluir actividades conjuntas con los grupos de habla hebrea.

Una de las mayores diferencias entre los Scouts israelíes y estadounidenses, dice Mika Kaminsky, la directora del programa en inglés, es que cuando ellos se gradúan, los israelíes se enlistarán en el ejército, mientras que los estadounidenses irán a la universidad. Así que mientras los niños israelíes deben enfocarse en desafíos físicos, los estadounidenses pueden obtener más valor de ejercicios como creación de equipo y entrenamiento de liderazgo. (En la reciente sesión en Manhattan, la cual tuvo lugar en la Escuela Solomon Schechter, los scouts se dieron la mano en un círculo y trataron de maniobrar un hula hop alrededor del círculo sin soltarlo.)

«Eran las habilidades que necesitábamos para las actividades, y nos ayudó durante nuestro servicio en el ejército», dijo Kaminsky de su propia experiencia en los Scouts israelíes cuando era una niña. «Si tú lo traduces a la forma de vida estadounidense y la universidad, serás mejor en la universidad si sabes cómo administrar tu tiempo, hablar delante de gente».

Para los padres israelíes en Estados Unidos, enviar a sus hijos al grupo hebreo parlante ofrece una manera estructurada de mantener una conexión con el país antiguo. También da a los padres seculares una manera de ver a sus compañeros expatriados sin tener que unirse a una sinagoga.

Scouts israelíes en sus Blundstones, desfilando en New York City.

«Necesitamos crear estos centros culturales para los israelíes porque ellos usualmente no irán a la sinagoga», dijo Eytan Behiri, un supervisor adulto del capítulo en hebreo en Long Island, cuyos hijos son miembros. «Por mucho que no nos guste decirlo, somos inmigrantes en este país. Muchos de los inmigrantes quieren traer su cultura y pasarla a sus hijos».

Los padres estadounidenses angloparlantes dijeron que ellos apreciaban la conexión con Israel, donde algunos tienen más familia. Regina Kachkoff-Enk registró a su hija de nueve años en el programa porque a ella le gusta el énfasis sobre el judaísmo sin demasiada religión, a diferencia de otros grupos juveniles. Y ella escogió a los Scouts israelíes por sobre las Chicas Scouts porque lo consideró más igualitario en el género.

«No quiero que ellas solamente cosan y hagan cosas de niñas», dijo ella. «Yo quiero cosas que sean iguales para ellas. Quiero que obtengan un sentido de la religión y la cultura, pero no quiero que se queden tan atascadas en la religión que se sientan fuera de lugar».

Geismar, la consejera, quien todavía está en secundaria ella misma, dice que la atmósfera de apoyo del grupo es especialmente valiosa para los preadolescentes que están «atravesando algunos de los años más transformadores de sus vidas». Y ella aprecia la independencia e informalidad que la cultura israelí promueve.

«La disposición y el trato fácil de los israelíes es diferente a los estadounidenses», dijo ella. «Las cosas no tiene que estar fijadas a un horario. Las cosas tienen que ser divertidas. En Estados Unidos te conformas con tu rutina. Salir de eso es tan liberador».

 

Fuente: The Times of Israel
Traducción: Comunidad Judía de Guayaquil