NIETAS DE COMBATIENTE DEL PALMACH SIGUEN SU EJEMPLO Y SE UNEN A LAS FUERZAS DE DEFENSA DE ISRAEL

Tres generaciones de combatientes: Yocheved Ben-Shmuel y sus dos nietas, Coral (izquierda) y Noa.

Yocheved Ben-Shmuel, de 89 años, luchó para el Palmach durante la Guerra de Independencia, acompañó convoyes a Jerusalem y participó en la batalla de Latrun; ahora sus nietas mellizas, Coral y Noa, hacen Aliyah y se unen a las Fuerzas de Defensa de Israel en papeles de combate.

70 años después de que Yocheved Ben-Shmuel, de 89 años, acompañara obstinadamente a los combatientes dirigiéndose a la sitiada Jerusalem como médico de combate del Palmach, sus dos nietas de un pintoresco pueblo nororiental italiano decidieron seguir sus pasos, y han hecho Aliyah y se han unido a las Fuerzas de Defensa de Israel.

Yocheved era la hija de una familia sionista que escapó de un pogromo contra los judíos de Azerbaiyán a Bagdad. En 1936, ella hizo Aliyah con su madre y hermana.

«Me uní al Palmach (la fuerza de combate del asentamiento judío durante el Mandato Británico) en 1945, serví por dos años y fui dada de baja a continuación de la muerte de mi madre», dijo Yocheved.

«Me reincorporé durante la guerra y acompañé convoyes a Jerusalem, la cual estaba bajo sitio en el momento. Era una médica de combate y pasé yo misma varios meses en la capital sitiada. Durante la guerra dirigimos cientos de convoyes hacia Jerusalem, y luché en la batalla de Latrun», relató entusiasmadamente.

Ben-Shmuel más tarde conoció a un hombre italiano y se mudó con él a la ciudad de Salice en Italia. Y así fue que hace casi 20 años las mellizas Coral y Noa de Ross nacieron en esa pequeña ciudad italiana de sólo 20,000 personas. La de ellas era la única familia judía en toda la municipalidad.

Yocheved Ben-Shmuel en sus días en el Palmach.

«Nosotros hacíamos preguntas sobre Israel desde que podemos recordar y visitábamos a la abuela en el país cada dos años», describió Coral.

«Fuimos a una escuela pública con estudiantes cristianos y musulmanes. Pero mamá siempre nos hablaba en hebreo», añadió Noa.

«Nosotros sabíamos que podríamos hacer Aliyah algún día. Durante la Operación Margen Protector estábamos con la abuela en Ramat Gan y vimos lo que estaba sucediendo. Yo sabía que la abuela solía ser una combatiente. Después, cuando nos graduamos de la secundaria, decidimos venir a Israel en lugar de ir a la universidad», dijo Coral.

En abril, las dos hermanas se enlistaron en un curso de hebreo juntas en la base Michve Alon. Más tarde, Coral fue transferida para el entrenamiento básico al Batallón Leones del Jordán, y Noa a la base de la Fuerza Aérea Palmachim.

Ben-Shmuel (izquierda) luchó en la batalla de Latrun cerca de la sitiada Jerusalem durante la Guerra de Independencia.

«La abuela fue una enorme influencia para mí. Cuando oía sus historias de heroísmo de la Guerra de Independencia, sentía que quería seguir sus pasos», dijo Coral orgullosamente.

El servicio militar corre en la familia, ya que además de la abuela y las dos nietas, el padre de las mellizas también fue un oficial en el ejército italiano.

«Nuestro papá está preocupado, pero él confía en las Fuerzas de Defensa de Israel», concluyen ellas.

«Coral escogió convertirse en un soldado de combate y ya ha sido adoptada en el kibbutz Ma´ale HaHamisha, no lejos de donde su abuela combatió en la Guerra de Independencia para defender su patria», dijo la directora del Departamento de Soldados Solitarios en el Movimiento Kibbutz Yael Eisner.

 

Fuente: Ynetnews
Traducción: Comunidad Judía de Guayaquil