¿Quién es el dueño de la Sinagoga más antigua de Estados Unidos? Es una disputa de 350 años de antigüedad

La Sinagoga Touro, enclavada en la histórica ciudad de Newport, Rhode Island, es la sinagoga existente
más antigua de Estados Unidos, 2 de septiembre del 2004.

Touro, construida en 1763 en Newport, Rhode Island, se perfila grande en la historia judía estadounidense; también ha llegado a significar la tensión entre los judíos sefaradíes y ashkenazíes.

NEW YORK (JTA).- La historia de la sinagoga más antigua de Estados Unidos, como es contada por el juez retirado de la Suprema Corte David Souter, es la trama de la historia judía estadounidense.

La Sinagoga Touro en Newport, Rhode Island, escribió Souter, fue construida en los años 1700 por mercaderes sefaradíes cuya comunidad luego declinó. A finales de los años 1800, los judíos europeos orientales llegaron al área, ocuparon el edificio y lo han usado hasta el día de hoy. Desde entonces, los herederos de la comunidad sefaradí más antigua han tratado de mantener un pie en la histórica sinagoga que ellos consideran suya.
El miércoles, Souter les otorgó una victoria a los sefaradíes.

Al escribir una decisión de una corte de apelaciones en un juicio sobre quién es el dueño de la Sinagoga Touro, Souter -quien se ha sentado regularmente en la corte a continuación de su retiro en el 2009 -escribió que el edificio y sus centenarios objetos rituales pertenecen todos a la Congregación Shearith Israel, una histórica sinagoga sefaradí en Lower Manhattan.

La decisión revocó una decisión anterior de la corte de distrito que dio la propiedad del edificio -y de los artefactos multimillonarios en dólares -al grupo que reza ahí: la Congregación Ashkenazí Jeshuat Israel.

Es un extraña -y curiosamente duradera -disputa siendo desarrollada en un tribunal estadounidense. El fallo de Souter es una cartilla de casi 400 años de historia judía estadounidense, y una disputa que toca las históricas tensiones entre judíos sefaradíes con raíces en España, Portugal, África del Norte y Medio Oriente, y los judíos ashkenazíes con raíces en Europa Oriental.

 

Visitantes parados fuera de la Sinagoga Touro en Newport, Rhode Island, julio 30 del 2009.

Touro, construida en 1763, tiene un perfil grande en la historia judía estadounidense. Junto con su afirmación de ser el primer edificio judío en el país, también recibió la carta de 1790 de George Washington garantizando que Estados Unidos «no da al fanatismo ninguna autorización, a la persecución ninguna ayuda».

Shearith Israel, a cientos de millas de distancia, ha tenido el título de Touro desde principios de los años 1800, cuando la menguante comunidad de Newport pidió a la sinagoga de New York City que administrara el edificio y sus objetos rituales.

Es una relación apropiada: Shearith Israel -también conocida como la Sinagoga Española y Portuguesa -tiene un sentido de su historia también. Fundada en 1653, se llama a sí misma «La Primera Congregación Judía de Estados Unidos». (Su edificio actual es su quinto hogar). Los antiguos miembros todavía usan sombrero de copa, y todavía rezan en el distintivo estilo sefaradí pasado desde sus fundadores, completado con un cantor y un coro. Algunos miembros de Shearith Israel son descendientes de las familias originales que comenzaron la congregación hace cuatro siglos.

Jeshuat Israel, fundada en 1881 mientras los inmigrantes ashkenazíes empezaban a inundar Estados Unidos desde Europa Oriental, ha rezado en Touro por más de un siglo. Por un tiempo, de acuerdo al fallo de Souter, sus miembros ocuparon la sinagoga ilegalmente, rezando ahí aún mientras Shearith Israel buscaba mantenerla cerrada. Solamente en 1903, a raíz de una batalla en la corte, los dos grupos firmaron un contrato estableciendo a Shearith Israel como el propietario y dando a Jeshuat Israel en arriendo el edificio.

De acuerdo a los términos del contrato, Jeshuat Israel debe rezar en el estilo sefaradí -siendo condenada su propia identidad.

Buscando formar un fondo, Jeshuat Israel arregló en el 2011 vender un par de bombillas artesanales de plata del siglo XVIII, usadas para adornar los rollos de Torah, al Museo de Bellas Artes en Boston, a donde fueron prestados. Pero Shearith Israel objetó la venta de $7 millones y demandó a Jeshuat Israel -porque Shearith Israel dijo que era los ornamentos eran de su propiedad y alegó que la venta violaba la ley judía.

Debido a que las bombillas estaban destinadas a reposar sobre un rollo de Torah, Shearith Israel afirmó, que venderlos a una institución secular constituye un declive inaceptable de su santidad.

La corte de distrito había fallado a favor de Jeshuat Israel por el hecho de que ésta ocupa el edificio y que Shearith Israel había fallado en sus obligaciones de fiduciarios. Pero Souter revocó el fallo, basado parcialmente en el contrato de 1903, escribiendo que Shearith Israel «es dueño de la propiedad del edificio, accesorios, instalaciones y tierra asociada».

Ahora, dice Gary Naftalis, el abogado de Jeshuat Israel, la congregación está «revisando nuestras opciones legales para seguir adelante». Jeshuat Israel podría pedir un panel completo de jueces de la corte de apelaciones para revisar la sentencia, y puede solicitar que el caso sea escuchado por la Corte Suprema de Estados Unidos.

 

Una vista del interior de la Sinagoga Touro en Newport, Rhode Island.

Shearith Israel no respondió las llamadas y emails de JTA para que comentara.

Pero incluso aunque Shearith Israel ha retenido la propiedad de la sinagoga más antigua de Estados Unidos, ya no refleja la comunidad en que los judíos estadounidenses se han convertido. Las familias que fundaron las primeras congregaciones judías de Estados Unidos -exiliados de España y Portugal vía Amsterdam, Londres, Brasil y el Caribe -probablemente no se identificarían con la mayoritariamente ashkenazí y mayoritariamente no ortodoxa comunidad judía estadounidense de 350 años después.

Incluso Shearith Israel ha ido con la corriente, contratando a un rabino de una reconocida dinastía rabínica ashkenazí, Meir Soloveichik, en el 2013.

Sin embargo, parte del atractivo de la congregación de New York es su anacronismo -liderada por un cantor y un coro en la era del liderazgo laico, formal en una era de vestimenta casual, sefaradí en una comunidad con liderazgo ashkenazí. Y ahora, incluso si ya no posee el presente de los judíos estadounidenses, puede decir que todavía tiene el título del pasado judío estadounidense.

 

Fuente: The Times of Israel
Traducción: Comunidad Judía de Guayaquil