CÓMO EL ´OSCAR SCHINDLER INDIO´ ACOGIÓ A 1,000 NIÑOS POLACOS DURANTE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL

La productora y directora Anu Radha durante la producción
de «La Pequeña Polonia en la India»

El documental «La Pequeña Polonia en la India» narra el rescate desinteresado de niños judíos y cristianos mientras la India luchaba por su propia independencia.

NEW YORK.- El elegante salón de baile del consulado general de la India en New York ha sido sede de muchos eventos culturales y de otro tipo a los que asistieron el púbico indio y estadounidense. Pero el 29 de junio un evento especial reunió a dos comunidades, indios y judíos, juntos para ser testigos de un capítulo de la historia hasta entonces desconocido, capturado en una película documental llamada «La Pequeña Polonia en la India».

La película documental, la cual tuvo una proyección especial en New York con el apoyo del consulado general indio y el Comité Judío Americano, se remonta al oscuro capítulo de la historia durante la Segunda Guerra Mundial cuando la mortal maquinaria de guerra de Hitler rodaba sobre Europa, propagando el terror y la destrucción en el continente.

Niños polacos huérfanos judíos y cristianos por igual -enfrentaban un futuro incierto, pero en medio de la oscuridad un rayo de esperanza apareció cuando un bondadoso Maharaja (miembro de la nobleza india) en un estado principesco de Gujarat estuvo de acuerdo en aceptar a los niños polacos y cuidar de ellos.

El tema cargado emocionalmente de los niños encontrando refugio en una cultura extraña es manipulado hábilmente en ¨La Pequeña Polonia en India¨, producido por la empresaria cineasta india Anu Radha, con sede en Delhi, cuyas películas generalmente tratan sobre temas de niños.

El Maharaja Digvijaysinhji Ranjitsinhji Jadeja, también conocido como «Jam Sahib», quien ayudó a albergar a alrededor de 1,000 niños polacos tanto cristianos como judíos -durante la Segunda Guerra Mundial.

A medida que los horrores del Holocausto y la Segunda Guerra Mundial se desarrollaban en Europa, el General Wladyslaw Sikorski -el primer primer ministro del Gobierno Polaco en el Exilio y Comandante en Jefe de las fuerzas armadas polacas -escribió al primer ministro británico Winston Churchill para abogar por la seguridad y protección de los hambrientos niños pequeños, el «tesoro de Polonia» como los llamó él.

Aunque India estaba en medio de una lucha por la independencia contra el gobierno colonial de Inglaterra y enfrentaba una hambruna, el «Jam Sahib» (un sobrenombre que proviene de las palabras para «rey» y «dueño»), como el Maharaja Digvijaysinhji Ranjitsinhji Jadeja de Nawanagar era llamado afectuosamente, intervino para ayudar en la terrible situación.

El consulado polaco en Bombay en ese momento había lanzado una campaña para concienciar a India sobre los refugiados judíos, y había estado arreglando su viaje a la India durante el Holocausto.

Un grupo de alrededor de 1,000 niños partieron hacia la India en 1942 desde Siberia, donde, perdidos y huérfanos en el medio de la muerte y la destrucción causada por la Segunda Guerra Mundial, habían sido desplazados después de la invasión soviética de Polonia en 1939. Los niños fueron bienvenidos por su benefactor, el Jam Sahib, pero solo después de un tortuoso viaje.

El Maharaja Digvijaysinhji Ranjitsinhji Jadeja, también conocido como «Jam Sahib», quien ayudó a albergar a alrededor de 1,000 niños polacos -tanto cristianos como judíos -durante la Segunda Guerra Mundial.

A los barcos llevando a los refugiados polacos desde la antigua Unión Soviética, incluyendo un gran número de niños en edades de entre dos y 17 años, les fue negada la entrada cuando pidieron ayuda a los puertos mientras navegaban a través de Irán hacia Bombay (Mumbay), entonces bajo el gobierno colonial británico. Cuando el Maharaja, quien era miembro del Consejo de Guerra Imperial, fue puesto en conocimiento de las penurias de los niños en los gulags, se preocupó y estableció un campamento en Balachadi, a alrededor de 25 km (15 millas) de la ciudad capital Jamnagar, para los arribos polacos.

El campo existió hasta principios de 1946; subsecuentemente, los niños fueron transferidos al campo Valivade en Kolhapur.

«La Pequeña Polonia en la India» es el producto de una colaboración conjunta indo-polaca, y es la primera película documental basada en las vidas de los sobrevivientes de la Segunda Guerra Mundial quienes recibieron protección en India por el Jam Sahib. La película fue producida conjuntamente por Doordashan (el canal estatal de televisión de India), el Gobierno de Gujarat y el Instituto Nacional Audio-Visual y la televisión polaca.

Una foto de los niños polacos en el campamento Pequeña Polonia en la India.

Aunque la Cruz Roja, el ejército polaco en el exilio y la administración colonial ayudaron conjuntamente a establecer los campos, fue el Maharaja quien desempeñó el papel crucial en el bienestar de los niños.

El Profesor Piotr Klodkowski, un ex embajador polaco para India, ha sido grabado diciendo: «Una escuela bastante grande fue establecida para los niños de Balachadi, y el Maharaj es bien recordado».

De hecho, de acuerdo a fuentes polacas, el Maharaja le dijo a los niños: «Ustedes pueden no tener a sus padres, pero yo soy su padre ahora». Lo niños, a su vez, lo llamaban «nuestro Bapu» («padre»).

Polonia ha mostrado su gratitud al Maharaja de varias maneras. Varsovia tiene una «Plaza Maharaja Bueno» llamada así por el Maharaja. Polonia también le dio el nombre del Maharaja a una escuela, quien era un apasionado por la educación de los niños. Al Maharaha se le otorgó la Medalla del Presidente, el más alto honor polaco; a la cineasta Radha se le confirió el premio Bene Merito de Polonia.

En la proyección de la película del consulado, algunos de los invitados judíos estaban discutiendo privadamente que Israel podría honrar póstumamente al Maharaja como lo había hecho con Oskar Schindler, el industrial alemán que ayudó a salvar las vidas de unos 1,200 judíos en la Alemania nazi.

Jadwiga Tomaszek y Jerzy Tomaszek se conocieron en el campo del Maharaja en la India durante la Segunda Guerra Mundial
y se casaron años más tarde en sus 70s
.

La ayuda del Maharaja es aún más notable considerando que mientras el mundo estaba en guerra, India estaba peleando su propia batalla -una batalla no violenta por la autodeterminación y la independencia del colonialismo británico, incluso mientras una severa hambruna y sequía devastaban a la India en ese momento.

«La Pequeña Polonia en la India» apela al corazón y la cabeza. En una entrevista en New York, Radha explicó cómo llegó a interesarse en el tema para su película.

«Yo había estado teniendo una conversación por unos pocos años con la entonces embajadora india para Polonia, Monika Kapil Mohta, quien me preguntó, ´Por qué no haces esta interesante historia sobre un Maharaja indio protegiendo a niños polacos?´», dijo Radha.

Seducida por la idea, Radha comenzó a investigar el tema.

«Habiendo trabajado con la televisión por cable antes, había aprendido las cuerdas del comercio. La idea de hacer una película sobre niños polacos refugiados en India me puso a pensar…el cine es mi obsesión, mi pasión. Ser una guionista es una ventaja añadida porque mejora el poder creativo para la película», dijo ella.

Pero reconoció la ayuda que recibió de la embajada polaca en Nueva Delhi, lo cual la ayudó a tener acceso a un libro llamado «Polacos en India: 1942-1948». El libro resulto ser un tesoro escondido de información sobre cómo los polacos exiliados en Siberia hicieron su camino hacia la seguridad y protección en India.

Y ella está «agradecida por siempre» por el apoyo activo que recibió de la familia de «Jam Sahib».

La productora y directora Anu Radha

«Las puertas del palacio fueron abiertas por el hijo del Jam Sahib…esta fue una rara oportunidad que nunca había sido otorgada a un forastero antes», indicó ella.

Radha revela que ella está haciendo una película comercial sobre el segundo campamento en Valivade en el estado de Maharashtra.

«Hubo niños polacos refugiados en Valivade desde 1943 a 1948. Ellos se mudaron posteriormente con la ayuda de la Cruz Roja Internacional y la Cruz Roja Polaca, los cuales los ubicaron exitosamente con sus familiares a través del mundo, incluyendo en Polonia. Dependiendo de dónde tenían ellos familiares, algunos de los niños partieron hacia Reino Unido, otros regresaron a Polonia», explicó ella.

Aquellos que regresaron a Polonia incluso formaron una asociación llamada «Polacos en India». Tanto los judíos como los polacos, albergados en los campos, llegaron a estar muy apegados a la India, y a menudo recordaban en sus últimos años en otros países sobre la etapa crucial de sus vidas ahí.

 

Fuente: The Times of Israel
Traducción: Comunidad Judía de Guayaquil