Fotos de una mujer judía consolando a un niño autista se vuelven virales

Rochel Groner consolando a un niño con autismo en un vuelo desde Europa a Estados Unidos.

La emisaria de Jabad a bordo del avión dice que ella ‘tenía que hacer algo porque nadie más lo iba a hacer’.

 Una mujer judía consolando a un angustiado niño fue capturada en conmovedoras fotos que rápidamente ganaron atracción en los medios sociales. Las fotos muestran a la emisaria de Jabad Rochel Groner sosteniendo y consolando al pequeño niño en un vuelo de Bruselas a New York.

Alrededor de una hora después de haber empezado el vuelo el viernes, el pequeño niño empezó a llorar y gritar fuertemente, y la atmósfera dentro del avión empezó ponerse cada vez más tensa.

“Sus gritos era oídos en todo el avión y se podía sentir la tensión entre los otros pasajeros. Nadie quería decir nada pero se estaba volviendo muy incómodo”, escribió en un post de Facebook el esposo de Groner, el Rabino Bentzion Groner, el cual ha acumulado cerca de 4,000 Me Gusta a partir del lunes en la tarde. La pareja, emisarios de Jabad en Carolina del Norte, estaban viajando de regreso desde Israel en un vuelo de Bélgica después de ser chaperones de un viaje de Birthright Israel.

“Sentí que tenía que hacer algo porque nadie iba a hacerlo”, dijo a JTA Rochel Groner, de 33 años. “No sabía si alguien se iba a levantar y gritar a este niño o si ellos iban a hacer un aterrizaje de emergencia”.

Bueno, nosotros acabamos de volar de regreso después de ser chaperones de un increíble viaje gracias a MAYANOT: Taglit-Birthright Israel. El vuelo de conexión había estado demorado por tres horas, y todos estaban cansados. Alrededor de una hora después de haber empezado el viaje de ocho horas, uno de los pasajeros menores, un pequeño niño con autismo comenzó a tener una crisis. Sus gritos eran oídos en todo el avión y se podía sentir la tensión entre los otros pasajeros. Nadie quería decir nada pero se estaba volviendo muy incómodo. Después de unos 15 minutos, Rochel caminó hacia su asiento al lado de la ventana y extendió su mano. Él la miró y la tomó. Ellos caminaron juntos hasta la mampara donde ella se sentó meciéndolo y jugando con él por un par de horas. Mientras la mayoría de pasajeros observaban con asombro, ignorando ellos que para Rochel esto es su vida. En Friendship Circle, ZABS Place y Jabad nos enseñaron que si sólo ofrecemos nuestra mano en amor y aceptación, los milagros seguirán.

 Groner se acercó al pequeño niño y extendió su mano. El niño parecía tener alrededor de 8 años y estaba sentado con su madre, quien estaba usando una tradicional cobertura de cabeza musulmana y hablaba poco inglés.

“Había lágrimas corriendo por su cara”, dijo Groner. Basándose en el comportamiento del niño, Groner, quien dirige dos organizaciones que ayudan a niños y jóvenes con necesidades especiales, asumió que él era autista.

“Extendí mi mano, y él la tomó. Fue un momento tan surreal, y él sólo la tomó, y dejó de llorar”, dijo ella. “Me siguió por el pasillo. Caminé hacia la mampara, y me senté y lo puse sobre mi regazo, y le di un abrazo suave pero firme y empecé a mecerlo. Se calmó”.

Ella usó su creatividad, utilizando una pluma para trazar sus manos en una de las fundas para la nausea sin usar y lo dejo jugar con su teléfono. Después de dos horas, el niño se levantó y regresó con su madre.

“Fue hermoso verlo. Fue increíble la transformación. Lo que sea que haya estado molestándolo ya no lo estaba haciendo, estaba en un lugar mejor”, dijo ella.

“Mientras la mayoría de los pasajeros observaban con asombro, ignorando  ellos que para Rochel esto su vida”, escribió su esposo en el post de Facebook. La pareja co-dirige Friendship Circle y ZABS Place, dos organizaciones en Carolina del Norte que sirven a adultos jóvenes con discapacidades. ZABS Place es una tienda de segunda mano que ofrece entrenamiento y empleo a adultos jóvenes con necesidades especiales.

 

Fuente: The Times of Israel
Traducción: Comunidad Judía de Guayaquil