COMENTARIO: IVANKA ‘YAEL’ TOCA LOS CORAZONES JUDÍOS CON LÁGRIMAS EN EL KOTEL

Ivanka Trump visita el Muro de los Lamentos.

Incluso los endurecidos expertos israelíes llamaron a Ivanka “un miembro de nuestro Pueblo” y la aplaudieron por su tranquilo momento en el Muro de los Lamentos.

Ivanka, la hija del Presidente de Estados Unidos Donald Trump, dejó al descubierto su neshamá, o alma judía en su visita al Muro de los Lamentos el lunes.

Trump y su esposo, Jared Kushner, han llegado a estar bajo mucho escrutinio en Estados Unidos por su participación en las actividades cotidianas en la Casa Blanca. En los medios de comunicación israelíes y judíos, el escrutinio es a menudo sobre algo más -su observancia religiosa.

Cada vez que la pareja ha hecho algo que parecía divergir de la conducta ortodoxa regular, la gente escribe artículos de reflexión o argumentan interminablemente sobre el tema en los medios sociales. No importa que los conversos no están supuestos a ser tratados de manera diferente a otros judíos, o que Jared e Ivanka nunca pretendieron ser los paragones de la ortodoxia -son figuras públicas que resulta que van a las sinagogas ortodoxas.

El debate más reciente fue acerca de una dispensación rabínica para volar en Shabbat.

Los políticos dijeron que Jared e Ivanka, cuyo nombre judío es Yael, recibieron permiso para unirse a la gira presidencial en su vuelo a Arabia Saudita.

El internet judío se encendió con discusiones de cómo y por qué ellos recibieron un permiso. Algunos expresaron escepticismo y otros presentaron justificaciones tales como que ellos no eran los únicos volando en el avión, y altos funcionarios de seguridad en Israel tienen permitido violar el Shabbat por sus trabajos.

Yediot Aharonot contactó al Rabino Haskel Lookstein de New York, quien dirigió la conversión de Ivanka, e informó que él dijo que no dio el permiso para volar en Shabbat.

A pesar de las críticas y debates anteriores, Ivanka pareció satisfacer al sector del parloteo ortodoxo en su visita a Israel.

Ella desembarcó del avión con un fascinador azul marino sobre su cabeza, una forma de cubrir la cabeza muy de moda en los círculos ortodoxos modernos de Estados Unidos. Y estaba vestida muy modestamente, con un top negro y azul marino que estaba cerrado hasta su cuello, mangas largas y una falda azul marina que cubría hasta la mitad de la pantorrilla.

Luego, cuando Ivanka visitó el Muro de los Lamentos, ella tuvo un genuino momento judío que pareció atrapar incluso a los cínicos de internet fuera de guardia.

La transmisión en vivo del gobierno de la visita de los Trump al Muro de los Lamentos había sido apagada, debido a que el presidente y su familia querían mantenerla en privado. Pero aparentemente, muchas secuencias de vídeo en vivo del Kotel que continúan todo el tiempo -no sólo cuando un VIP lo visita -responden a una autoridad más alta que el Servicio Secreto Estadounidense, porque ellos lo captaron.

Probablemente inconsciente de ser filmada, Ivanka tocó las antiguas piedras y derramó lágrimas.

Como incontables mujeres judías lo hacen todos los días, ella rezó silenciosamente en el muro de apoyo del lugar más sagrado del judaísmo -ya que a los judíos no se les permite rezar en el lugar sagrado real, el Monte del Templo, el cual no estuvo en el itinerario de Trump.

Y aunque nada impedirá que todos los detractores vuelvan, pareció que Ivanka tocó una fibra sensible. Incluso los endurecidos expertos israelíes la llamaron “Ivanka, un miembro de nuestro pueblo”, aplaudiéndola por el tranquilo momento.

Después ella tuiteó, “Fue profundamente significativo visitar el lugar más sagrado para mi fe y dejar una nota de plegaria”.

De acuerdo o en desacuerdo con sus elecciones religiosas, muchos judíos se han conmovido hasta las lágrimas en el Kotel. Y ayer, Ivanka se convirtió en una más entre ellos.

 

Fuente: The Jerusalem Post
Traducción: Comunidad Judía de Guayaquil