Estudiantes desentierran un asentamiento judío con 2000 años de antigüedad

Estudiantes de la Escuela Secundaria Boyer participando en la excavación arqueológica en Ramat Beit Shemesh.

La Secundaria Boyer en Jerusalem financiará la mayor parte de la visita de su joven delegación a Polonia trabajando en excavaciones arqueológicas. Esta semana, los estudiantes del colegio están ayudando a desenterrar un sitio descubierto en meses recientes: Una rara e impresionante serie de baños rituales y sistemas subterráneos utilizados por los rebeldes durante la Revuelta de Bar Kokhba.

Unos 240 estudiantes de 11er grado de la Secundaria Boyer de Jerusalem han descubierto una manera original y gratificante de reducir los costos de su viaje a Polonia: Trabajando por una semana completa en excavaciones arqueológicas en Ramat Beit Shemesh, lejos de sus computadoras y aulas con aire acondicionado.

Los estudiantes están involucrados en desenterrar emocionantes hallazgos arqueológicos en el sitio. En meses recientes, los restos de un asentamiento judío que data del período del Segundo Templo ha sido encontrado, incluyendo un extenso complejo de baños rituales y refugios ocultos subterráneos.

Las excavaciones están siendo llevadas a cabo con financiamiento provisto por el Ministerio de Construcción y Vivienda previo a la construcción de un nuevo vecindario residencial en Ramat Beit Shemesh, en cooperación con la Autoridad de Antigüedades de Israel y con la participación de los cadetes del curso previo al ejército.

El asentamiento, cuyo nombre antiguo es desconocido, hasta ahora ha producido ochos baños rituales, cisternas y refugios ocultos, junto con instalaciones industriales monolíticas. Las casas en sí no han sobrevivido y sus piedras fueron tomadas para construir edificios en períodos posteriores.

La directora de la excavación Sarah Hirshberg en uno de los baños rituales desenterrados.

De acuerdo a Sarah Hirshberg, Shua Kisilevitz y Sarah Levevi-Eilat, las directoras de la excavación a nombre de la Autoridad de Antigüedades de Israel, “El extraordinario significado de los asentamientos yace en su imponente conjunto de baños rituales privados, los cuales fueron incorporados en los edificios residenciales. Cada casa tenía su propio baño ritual y una cisterna. Algunos de los baños descubiertos eran sencillos y otros son más complejos e incluyen un otzar, o cuenco de recolección, en el cual el agua de lluvia se drenaba. Es interesante indicar que los habitantes locales se adhirieron estrictamente a las reglas respecto a la pureza y la impureza”.

Debajo de las viviendas y las instalaciones monolíticas, otro sorprendente descubrimiento fue desenterrado, remontándose a la época de la Revuelta de Bar Kokhba (Siglo II de la Era Común) -un sinuoso laberinto de refugios ocultos conectados a sofisticados y elaborados complejos. En algunos de los complejos subterráneos, los rebeldes rompieron una cisterna para proporcionar acceso al agua a aquellos que estaban en la clandestinidad. Una de las cuevas también produjo jarras de cerámica intactas y ollas para cocinar que fueron probablemente utilizadas por los rebeldes. Los hallazgos muestran que el asentamiento continuó existiendo incluso después de la destrucción de Jerusalem en el 70 de la Era Común.

Vista aérea

El Ministro de Construcción y Vivienda, Yoav Galant: “Pasado y presente están uniéndose en una ciudad que ha conocido la división y ahora vive en armonía. Nosotros pronto estaremos firmando un contrato de techo con Beit Shemesh para asegurar el futuro desarrollo. No hay nada más positivo que el hecho de que los estudiantes aprendiendo sobre el intento de aniquilar a su pueblo estén involucrados en fortalecer nuestros lazos con Israel y recordar las generaciones del pasado”:

El Director de la Autoridad de Antigüedades de Israel, Israel Hasson, dijo, “Las visitas de delegaciones jóvenes a Polonia son una manera de aumentar el conocimiento de nuestra historia como un pueblo y fortalecer los valores de compromiso y responsabilidad mutua, pero no es un secreto que los costos del viaje son altos y algunos encuentran difícil financiarlos. Como parte de las actividades de la Autoridad de Antigüedades de Israel destinadas a hacer que la gente joven esté más consciente de sus raíces, en cooperación con el Ministerio de Educación, invitamos a las escuelas a participar en las excavaciones y de esta manera reducir significativamente los costos del viaje. Al también aprender sobre su patrimonio, los estudiantes por lo tanto ya están aprendiendo valiosas lecciones sobre dar y la responsabilidad mutua en Israel”.

De acuerdo a Dudi Shokef, director del programa de delegaciones a Polonia para el Ministerio de Educación: “El objetivo de esta iniciativa es impartir la herencia del pasado a los estudiantes israelíes integrándolos en un valioso proyecto educativo, tal como excavar un sitio arqueológico”. Él cree que participar en una excavación arqueológica, que implica el desenterramiento real de hallazgos arqueológicos, puede ayudar a forjar una conexión emocional y experimental con el pasado y su patrimonio, desarrollar un sentido de pertenencia a la tierra y una consciencia de la importancia de preservar sus antigüedades.

De acuerdo a Dafna Menashe Baruch, Directora de la Secundaria Boyer “Este proyecto único, que conecta el pasado del país y el patrimonio de Israel con los estudios del Holocausto y el viaje a Polonia, proporciona a los estudiantes una experiencia educativa en la cual ellos están explorando e investigando. Al salir del aula y trabajar en el campo de una excavación arqueológica, los estudiantes son expuestos a muchos diferentes mundos de conocimiento; además de trabajar con sus manos, ellos llegan a conocer sobre un fascinante campo de investigación. Esto es un gran privilegio y una experiencia inolvidable y nosotros estamos llenos de aprecio y agradecimiento para el personal de la Autoridad de Antigüedades de Israel y para su director por iniciar este valioso programa educativo que conecta el pasado con el presente”.

Baños rituales descubiertos.

De acuerdo a Shelly Kozlovich, una estudiante de la Secundaria Boyer: “Es fantástico que nosotros, estudiantes israelíes en siglo XXI, estemos recibiendo la oportunidad de descubrir sobre el país y estemos desenterrando un asentamiento judío de hace 2000 años con nuestras propias manos. Con el dinero que estamos haciendo, pagaremos nuestro viaje a Polonia y aprenderemos ahí sobre el Holocausto -un evento que tuvo una enorme influencia en el establecimiento de Israel. Es una manera grandiosa de cerrar un círculo”.

De acuerdo al Dr. Amit Shadman, el arqueólogo de la Autoridad de Antigüedades de Israel para el distrito de Judea, “En consulta con el Ministerio de Construcción y Vivienda, hemos decidido que las excavaciones serán seguidas por la preservación y desarrollo del lugar como un sitio arqueológico en el corazón del nuevo vecindario”.

Los complejos ocultos del período de Bar Kokhba produjeron jarras de cerámica y ollas para cocinar que fueron probablemente utilizados por los rebeldes.

Información de fondo sobre los baños rituales: En la antigüedad, el judaísmo ya era único por su estricta adhesión a la limpieza corporal, como es ordenado en la Biblia: “Y bañará su cuerpo en agua, y él estará limpio” (Levíticos 14:9). El acto de bañarse para propósitos de purificación también es referido en hebreo como tvila, o “inmersión”. Durante el período Hasmoneo (Siglo II de la Era Común) hubo un creciente énfasis en observar la pureza (“la pureza ritual estaba extendida en Israel” -Tosefta, Tratado Shabbat 1:14) y un código detallado de leyes religiosas fue compilado para implementar los mandamientos bíblicos de la vida diaria. Fue durante este período que las instalaciones especiales de agua, o baños rituales, comenzaron a ser utilizados para la inmersión.

Estudiantes de la Secundaria Boyer participando en las excavaciones arqueológicas.

El baño ritual es una instalación de agua que es única para el pueblo de Israel. A fin de cumplir su propósito religioso y espiritual y limpiar a una persona de impurezas, los baños eran instalados de acuerdo a las reglas religiosas judías. El baño tiene que ser cortado en el lecho de la roca o conectado al suelo; debe estar sellado para que así el agua no se filtre; y solamente el agua de lluvia o agua de un manantial debe ser usada, en contraposición al agua “traída”.

Los baños rituales desenterrados.

Los baños rituales desenterrados.

 

Fuente: Ynetnews
Traducción: Comunidad Judía de de Guayaquil