Discurso del Primer Ministro Netanyahu a la Comunidad Judía de Sydney

El Primer Ministro Benjamin Netanyahu y su esposa Sara, junto con el Primer Ministro Australiano Malcolm Turnbull y su esposa Lucy en la Sinagoga Central de Sydney, asistieron a un evento con cientos de miembros de la comunidad judía.

Primer Ministro Netanyahu:

“Gracias.

Quiero traerles a todos ustedes saludos de Jerusalem, nuestra eterna capital, que nunca será dividida otra vez.

Quiero agradecerle al Primer Ministro Malcolm Turnbull por la extraordinaria bienvenida que él y su esposa Lucy nos han mostrado a Sara y a mí y a toda nuestra delegación. No hay mejor amigo para el Estado de Israel.

Pero él ha tenido algunos abanderados antes que él y ellos son John Howard y Tony Abbott, ex Primeros Ministros, quienes están con nosotros hoy. Presidente Berejiklian, yo he tenido a mucha gente tartamudeando mi nombre por un tiempo pero espero pronunciar su nombre correctamente; y el de todos los representantes y funcionarios que están aquí, nuestros respectivos embajadores: Mark Leibler, Danny Lamm, quiero agradecerles por sus muchas amabilidades a través de los años, su amistad. Es un honor ser el primer primer ministro israelí en visitar Australia. Tengo que decir que espero que el próximo viaje no tome otros 68 años. Estoy completamente de acuerdo con Malcolm Turnbull sobre que los contactos persona-a-persona, esa capacidad de reunirse, de verse uno a otro, oír el uno al otro, hablar unos con otros, es crucial, y por esto necesitamos a Dreamliner y lo diré cinco veces más antes de irme porque ustedes en Australia están acostumbrados a volar en su propio país por varias horas. Toma cuatro minutos atravesar el Estado de Israel así que nosotros no estamos acostumbrados. Una Dreamliner nos ayudaría a aclimatarnos.

Quiero saludar a esta comunidad judía, la cual está inusualmente comprometida con el Estado de Israel, con el pueblo judío. Ustedes lo han demostrado una y otra vez, ustedes lo demuestran hoy aquí aunque creo que nosotros tendremos algún problema con la comunidad judía en Melbourne, pero eso es para el próximo viaje, para el próximo viaje. Ellos son gente maravillosa y ustedes han sido campeones incondicionales de nuestra alianza. Israel y Australia son dos vibrantes democracias. Esto no es algo que sea manifiesto. La democracia tiene que ser fomentada: tiene que ser protegida: tiene que ser mantenida. En el siglo XIX, la gran escritora inglesa George Eliot escribió, “Habrá…” dijo ella, “…en la vanguardia de [Medio] Oriente…entre los despotismos del Este…un gran faro de libertad”. Un gran faro de libertad, dijo ella proféticamente. Y de hecho esto es exactamente lo que ha sucedido. Israel es un faro de libertad, de tolerancia, de progreso en una extensión muy oscura que espero y creo que cambiará a medida que muchos países árabes entiendan que Israel no es su enemigo, sino su aliado vital e indispensable en alejar la barbarie que nos amenaza a todos nosotros.

Hay, creo, una apertura, como lo discutimos Malcolm y yo, por primera vez en mi vida, debido a que los árabes entienden que Israel podría ser una llave para su futuro. No estoy mirando la realidad a través de unos anteojos color de rosa. Yo soy, creo, un realista pero como un realista, veo no solamente el desafío sino la oportunidad que crece de este desafío. Y creo que si alguien entiende las esperanzas del pueblo de Israel de paz y seguridad son ustedes. Ustedes han compartido esta esperanza y este sueño con nosotros día a día. Y ustedes tienen este fuerte vínculo con Israel. Tienen familiares y tienen amigos, yo tengo amigos y familiares aquí, créanlo o no. Y ustedes los tienen en Israel en abundancia, así que quiero agradecerles por su constante apoyo a través de los años.

Hace unos pocos días visité la comunidad judía de Singapur. Hay una comunidad judía en Singapur. Y como la broma, ellos tienen dos sinagogas -una a la que ir y otra a la que no van. Una comunidad asombrosa. Y hace unos pocos meses, visité a judíos en Kazajstán y Azerbaiyán, dos países musulmanes. Ellos cantaron canciones judías en países musulmanes y esa es la clase de coexistencia y tolerancia que nos gustaría ver en todas partes. Las costumbres judías varían pero el espíritu de nuestro pueblo es universal y hay una pregunta que mucha gente hace: “Por qué sobrevivieron los judíos? Cuál es el secreto de su supervivencia y su éxito?” Bueno, yo tuve una idea sobre eso cuando fui elegido por primera vez Primer Ministro y visité un pequeño país, china. Y el Presidente de China, el líder de China en esa época, Jiang Zemin, me dijo: “Sabe, yo realmente admiro al pueblo judío”. Y yo dije, “Yo realmente admiro al pueblo chino”. Y él dijo, “Bueno, los judíos y los chinos son dos de los pueblos más antiguos en la Tierra”. Y yo dije, “Eso es verdad”. Y no siendo tan experimentando, añadí que los indios también, pero, usted sabe, esto se remonta a 5,000 años atrás, en nuestro caso casi 4,000 años. Y él dijo, “Sí, es verdad”. Y yo dije, “Pero hay una diferencia”. Él dijo, “Cuál es la diferencia?” Yo dije, “Bueno, cuántos chinos hay?” Él dijo, “Bueno, 1.2 billones”. Y yo dije, “Cuantos indios?” Él dijo, “Alrededor de un billón”. Y después yo dije, “Cuántos judíos?” Y él dijo, “No sé”. Yo dije, “Bueno, hay alrededor de 13 millones de judíos en este momento, 13 millones de judíos”. Y hubo un silencio absoluto en la habitación, se podía oír las mandíbulas cayéndose porque eso es, ustedes saben, un suburbio de Beijing. Y yo dije, “Señor Presidente, no es raro? Hemos estado por aquí por miles de años; ustedes sobrepasaron un billón y nosotros somos sólo 13 millones”. Él dijo, “Qué pasó?” Y yo dije, “Pasaron muchas cosas”. Pero se redujeron a una cosa. Ustedes los chinos, han conservado China. Los indios conservaron India. Y nosotros, el pueblo judío, perdimos nuestra tierra y fuimos esparcidos a los rincones más lejanos de la Tierra. Y por los últimos 2,000 años, nosotros tuvimos una sola meta: Regresar a nuestra antigua patria y reconstituir nuestra vida, construir nuestro propio estado, definir nuestro propio futuro, controlar nuestro propio destino.

Esta es la fuente, éste es el empuje de la historia judía.

Ahora, a decir de todos, nosotros deberíamos haber desaparecido, porque la mayoría de las naciones en la antigüedad ya no existen. Hay excepciones, pero son excepciones muy grandes y muy pocas. La mayoría de las naciones desaparecieron. Las naciones atraviesan ciclos predecibles: ellas nacen, ellas florecen, ellas se marchitan, ellas mueren. Pero los judíos son diferentes. Los judíos se rehusaron a morir. Ellos renacieron una y otra y otra vez. Y a través de siglos, nuestro pueblo nunca sucumbió a su destino, sin importar qué tan grande la opresión, sin importar qué tan grande la opresión y la persecución. Generación tras generación, los judíos dijeron, “El próximo año en Jerusalem. El próximo año en Jerusalem”. Nunca renunciamos a ese sueño.

Y finalmente, después de 20 siglos, liderados por un Moshe moderno llamado Theodore Herzl -cambió su historia, un profeta de la antigüedad resurgió y trabajó por unos breves ocho años y cambió el curso del pueblo judío. Nosotros regresamos a nuestra tierra, reconstituimos nuestra soberanía, construimos un ejército sin precedentes en su coraje, su habilidad para defender a nuestro pueblo, su voluntad de entrar en la brecha; construimos una economía que ahora se está convirtiendo en una nación de innovación, un ejemplo para el mundo entero.

Y ustedes saben, solía haber una broma cuando yo era un joven en Israel, creciendo: Cómo haces una pequeña fortuna en Israel? Tú comienzas con una gran fortuna. Ya no. Algunas grandes fortunas son hechas en Israel, debido a la ingenuidad de nuestro pueblo. Y adivinen qué? Nosotros liberamos la economía y permitimos que la empresa natural, las capacidades naturales que son inherentes a nuestra historia, a nuestras tradiciones, estallarán. Así que nosotros hemos construido este futuro y yo fui abordado por diplomáticos africanos en la ONU hace unos pocos meses. Ustedes saben, yo doy este discurso en la ONU todos los años, pero este año fue diferente porque muchos países africanos quieren participar de nuestras experiencias, de nuestra innovación, y tuvimos una exposición ahí de la tecnología israelí -absolutamente increíble, una cosa increíble. Y uno de los líderes africanos me dijo, “Me puede decir? Me puede decir el secreto?” Él quería saber el secreto. Y yo dije, “Usted quiere decir el secreto de nuestro éxito?” Y él dijo, “Quiero entender cómo Israel es capaz de hacer lo que hace”. Y yo dije, “Mire, es una combinación de dos cosas: una continua búsqueda del futuro con un profundo respeto por el pasado, un profundo respeto por nuestras raíces. Es como un árbol que tiene raíces profundas en la tierra y sin embargo busca que las ramas crezcan todo el tiempo, que lleguen a lo alto”. Y es esa combinación de tradición e innovación lo que hace a Israel lo que es, y hace al pueblo de Israel lo que es. Y hace a su comunidad lo que ustedes son.

Nosotros respetamos nuestras tradiciones, respetamos nuestras raíces, y sin embargo somos constantemente inquisitivos, buscando constantemente mejorar la vida de nuestro pueblo y la vida de toda la humanidad. Esto es lo que caracteriza al pueblo judío; esto es lo que caracteriza al estado judío.

Ahora, yo sé que somos muy difamados en las Naciones Unidas. Y lo saludo a usted, Malcolm Turnbull, y al gobierno de Australia quienes se han levantado una y otra vez contra esta demonización, incluyendo recientemente. Ustedes no lo toleran, se rehúsan a aceptar esta hipocresía. Y defender a Israel significa defender verdades simples. No significa que nosotros no tengamos imperfecciones. Qué país es perfecto? Bueno, Australia está bastante cerca, pero ninguno de nosotros es perfecto. Pero buscamos todo el tiempo mejorar. Buscamos todo el tiempo hacerlo mejor. Buscamos hacerlo mejor para todos nuestros pueblos y también queremos que Israel sea el hogar de todos los judíos. Yo quiero que todo judío en el mundo, todo hombre y mujer judíos, se sientan cómodos en el Estado de Israel.

También creo que tenemos una batalla contra aquellos que buscan demonizar a nuestro pueblo y contra el resurgimiento del anti-semitismo que vemos en muchas partes del mundo. Es algo contra lo que tenemos que luchar juntos. Creo que esto es importante en Europa. Es importante en Estados Unidos. Es muy importante que el Presidente Trump tome una postura fuerte contra el anti-semitismo. Y es importante que todos nosotros continuemos haciéndolo en los próximos años.

Así que nosotros hemos realizado milagros, pero hemos realizado milagros porque estamos comprometidos con nuestro destino. Yo quiero que todos ustedes vengan a Israel. Quiero que visiten a sus amigos y a sus familias. Quiero que caminen las calles de la Ciudad Vieja en Jerusalem, paseen por el Golán. Por cierto, el Golán nunca volverá a Siria. Siempre será una parte del Estado de Israel. Pasen tiempo con nuestros valientes jóvenes soldados. Conozcan la tierra. Vean este milagro. Vean la Tierra de Israel. Vean al pueblo de Israel. El Estado de Israel vive. El pueblo de Israel prospera. Am Yisrael Chai.

Nosotros somos parte de ustedes; ustedes son parte de nosotros. Gracias por esta cálida bienvenida, y este año en Jerusalem con el Primer Ministro Turnbull en Be´er Sheva. Conseguiremos un caballo para cada uno de ustedes. Muchas gracias, gracias”.

 

Fuente: Oficina del Primer Ministro
Traducción: Comunidad Judía de Guayaquil