Árboles de Israel: motivo de celebración y optimismo

Así como disfrutamos de nuestras deliciosas frutas este Tu Bishvat, no sólo demos gracias por la deliciosa vegetación de la Tierra de Israel.

Foto: REUTERS

El 15 del mes hebreo Shvat, conocido como Tu Bishvat, es un feriado misterioso. En los tiempos talmúdicos no era una fiesta para nada – no era más que una fecha técnica relacionada con el diezmo de las frutas. Fuentes que daban significado místico al día surgieron recién en el siglo XVI, y comidas festivas evolucionaron celebrando los mensajes más profundos que aprendemos de varias frutas. Pero en el moderno Estado de Israel, este día en que nos enfocamos en la agricultura y los árboles de la Tierra de Israel enseña un mensaje de suprema importancia – un mensaje digno de gran celebración.

La Biblia predecía que cuando el pueblo judío moraría en el exilio, Israel seguiría siendo un desierto: «Yo haré la tierra desolada; y vuestros enemigos que habitan en ella serán desolados» (Levítico 26:32). Y por supuesto, eso es exactamente lo que sucedió. Los grandes conquistadores deseaban esta tierra para fines comerciales y militares, pero cuando llegaron encontraron lodazales y pantanos.

Intentaron hacer crecer cosas, pero fracasaron.

Mark Twain visitó Israel en 1867, e informó lo siguiente en Innocents Abroad: «Un país desolado, cuya tierra es bastante rica, pero se entrega enteramente a malas hierbas… una extensión silenciosa y triste… una desolación… casi ningún árbol ni arbusto. Incluso el olivo y el cactus, esos buenos amigos de una tierra que no vale, prácticamente habían abandonado el país.

Pero la tierra no estaba destinada a permanecer así para siempre. El profeta Ezequiel enseñó que la tierra comenzaría a florecer de nuevo en preparación para el regreso del pueblo judío a Israel: «Mas tú, oh montes de Israel, darás tu rama y llevarás tu fruto a mi pueblo Israel, porque ellos pronto vendrán” (Ezequiel 36: 8). El profeta Isaías predijo que este re-florecimiento sería parte del proceso reconfortante del sufrimiento y luto del exilio: «Porque Jehová consolará a Sión… Él hará su desierto como el Edén y su tierra baldía como un jardín de Hashem…» (Isaías 51: 3). El Profeta Amos explicó que este rejuvenecimiento de la tierra no ocurriría mágicamente, sino que tendría lugar como resultado de los esfuerzos del pueblo judío que regresaba: «He aquí vienen días, declara el Señor… Restauraré el bienestar de mi pueblo Israel, y ellos reedificarán las ciudades asoladas y habitarán en ellas; también plantarán viñas y beberán su vino, y cultivarán huertos y comerán sus frutos”. (Amós 9: 13-15) La Biblia dejó claro: La Tierra de Israel permanecería desolada mientras el pueblo judío sufre en el exilio, y el re-florecimiento de la tierra acompañaría nuestro retorno, señalando la redención.

Este tema bíblico continúa en las enseñanzas de la era talmúdica. El Rabino Abba declaró en el Tratado Sanedrín que el signo más claro de la redención del pueblo judío es que los árboles de la tierra de Israel crecen de nuevo. (98a) El Tratado Megilla señala que en las oraciones diarias pedimos lluvia para que los frutos de Israel crezcan, seguidas por una oración por la reunión de los exiliados.

El Talmud explica que esto enseña que el re-florecimiento de la tierra de Israel es una parte integral del proceso de redención.

Estas enseñanzas proporcionan una perspectiva completamente nueva sobre Tu Bishvat para aquellos que somos bendecidos de llamar a Israel a nuestra casa, más allá de la alegría de los frutos mismos. Sí, celebramos las increíbles frutas, verduras, flores y árboles de Israel con seders festivos y otros eventos culturales. Pero ahora podemos celebrar lo que representa el crecimiento de estos árboles: que estamos experimentando la redención. O, como lo llamaron los rabinos religiosos sionistas y ultra ortodoxos cuando se fundó el Estado: reisheet tzmichat geulataynu, el comienzo del florecimiento de nuestra redención.

El reconocimiento de ese re-florecimiento, prueba de que estamos viviendo la redención, no sólo debe llenarnos de alegría y ser motivo de celebración en Tu Bishvat, sino que también debe incidir en nuestra actitud hacia nuestro país hoy en día, cuando enfrenta desafíos de seguridad y domésticos. No hay lugar para el pesimismo. Debemos seguir recordándonos que vivimos en los mejores tiempos, y que estamos experimentando la redención.

Permítanme explicar lo que quiero decir sin pesimismo: El domingo los Patriotas de Nueva Inglaterra estaban perdiendo el Super Bowl 21-3 en el descanso del medio tiempo.

Pero los jugadores informaron que no hubo gritos o sensación de pánico en el vestuario. Ellos trabajaron en los ajustes y con 25 puntos abajo, con 21 minutos por jugar, – con menos de un 1% de posibilidades de ganar – siguieron creyendo que podían ganar, como dijo el receptor Julian Edelman después del partido. Y de manera extraordinaria, ganaron, 34-28.

Si la actitud hace una gran diferencia en el mundo del deporte, más aun cuando se trata del milagroso regreso y florecimiento del pueblo judío en su patria ancestral, donde otras fuerzas están claramente trabajando. Nosotros en Israel tenemos que creer en nosotros mismos. Si algo anda mal en la forma en que están las cosas en este país, no podemos permitirnos desanimarnos y rendirnos.

Así que mientras disfrutamos de nuestras deliciosas frutas, este Tu Bishvat, no sólo demos gracias por la deliciosa vegetación de la Tierra de Israel, sino que también celebremos y reflexionemos sobre lo que estos frutos representan – la realidad de que estamos experimentando la redención después de deambular por 2000 años, y una profunda convicción de que estamos bendecidos por vivir en Israel en el mejor de los tiempos, cuando todo es posible. Y que ese reconocimiento motive a todos y cada uno de nosotros a arremangarnos la camisa y cumplir nuestro papel en acercarnos cada vez más a la redención final, incluyendo la resolución de nuestras luchas internas y la obtención de paz en nuestra tierra.

Tu Bishvat se celebra mañana sábado 10 de febrero.

El escritor sirvió en el diecinueveavo parlamento con el partido de Yesh Atid.

 

Fuente: The Jerusalem Post
Traducción: Comunidad Judía de Guayaquil