Una ciudad se agrupa alrededor de familia judía golpeada por grafiti de esvástica

noticia-CJG-Una-ciudad-se-agrupa-alrededor-de-familia-judia-golpeada-por-grafiti-de-esvasticaUna esvástica pintada en el tacho de basura de Ester Cohen-Eskin en Havertown, Filadelfia el 19 de agosto de 2016. (CBS 3).

Havertown, Pensilvania (AP) -. Una mujer judía en los suburbios de Filadelfia despertó la semana pasada con una esvástica pintada en su tacho de basura, y ahora sus vecinos y extraños de otros países se han unido para apoyarla pintando sus propios tachos de basura con flores, corazones, pájaros y mariposas.

Era una típica mañana el agosto 19 para Esther Cohen-Eskin cuando salió y vio el símbolo nazi en su basurero. Dijo que se sentió horrible y sabía que ella era el blanco porque la señal no apareció en ningún otro lugar en su barrio de Havertown, donde vive desde hace casi 20 años.

«No es como si alguien escribió alguna obscenidad en mi tacho de basura o me hizo el dedo», dijo en una entrevista telefónica el jueves. «La esvástica es un signo de odio tan arraigado en todo el mundo, especialmente el judaísmo, que me sentí muy elegida como un blanco.»

Ella habló con su marido y llamó a la policía, que ha iniciado una investigación.

noticia-CJG-Una-ciudad-se-agrupa-alrededor-de-familia-judia-golpeada-por-grafiti-de-esvastica-02Esther Cohen-Eskin. (CBS3)

Ella llamó a un amigo para que le dé un consejo y le dijo: «La única manera de vencer el odio es con amor».  Al escuchar esto, Cohen-Eskin, una artista, decidió pintar sobre la esvástica con flores, y colocar cartas en los buzones de sus vecinos pidiéndoles que pinten sus tachos de basura, para así, convertir símbolos de odio en símbolos de amor.

«Decidimos que pintar algo encima de esto… convirtió a la esvástica en algo completamente sin sentido», dijo Cohen-Eskin.

En esta muy unida comunidad de diferentes religiones y credos, el símbolo de odio abrasador hizo que la carta de Cohen-Eskin fuera electrizante.

«Todavía tengo la piel de gallina», dijo Megan Connell, una de las vecinas de Cohen-Eskin. «Tuve que explicar a mi hijo de tres años de edad, que alguien pudiera hacer algo tan feo, y lo tomé como una cosa de familia.»

Un bar local, el cartero de Connell, y otros regaron la palabra por la ciudad, y la gente en línea comenzó a enviar la historia de Cohen-Eskin. Después de que ella envió las cartas, salió a una muestra de arte – y regresó a cientos de mensajes y llamadas telefónicas de personas en lugares tan lejanos como Canadá, Alemania e Irlanda. Muchas de las imágenes enviadas eran de tachos de basura pintados como muestra de apoyo.

noticia-CJG-Una-ciudad-se-agrupa-alrededor-de-familia-judia-golpeada-por-grafiti-de-esvastica-03Esther Cohen-Eskin convirtió una esvástica pintada en su tacho de basura en una flor, en Havertown, Filadelfia 19 de agosto de 2016. (CBS 3)

Una parte dura de la solicitud de Cohen-Eskin era que los vecinos primero pintaran una esvástica, y luego ña cubrieran con imágenes de amor y paz. Connell dijo que parte de la tarea fue «muy, muy difícil.»

«Es algo que nunca se quiere poner, nunca, y es algo que jamás pensé que estaría pintando en algún cosa», dijo.

Connell decoró su basurero con un búho para enviar el mensaje de que el barrio está vigilando, incluso en la noche. Otros vecinos pintaron la palabra «unidad» en sus basureros entoda la cuadra.

«Estaba tan triste y solo quería hacer algo que pudiera para ayudar», dijo Jenny Farley, recordando como Cohen-Eskin y su marido llevaron pan de plátano para recibirla cuando Farley se mudó al lado hace ocho años. «Creo que todo el mundo vino y les dijo:» ¿Cómo podemos apoyarlos?'»

Ahora, Cohen-Eskin despierta cada mañana con nuevas imágenes de basureros bellamente pintados en todo el mundo.

«Me dio una seguridad completamente nueva de la humanidad», dijo. «Me siento fortalecida por todo el amor. Es emocionante… te hace sentir que hay tanta bondad por todos lados».

 

Fuente: The Times of Israel
Traducción: Comunidad Judía en Guayaquil