Hermanos Trump judíos invierten millones en estudios de matemáticas en Israel

POR: Sever Plocker

clip_image004

Haciendo geometría

Vamos a pretender, sólo a pretender, que una de las compañías de tecnología de Israel que fue vendida a la cooperación extranjera por cientos de millones de dólares había demandado, como parte de la venta, destinar varios millones de dólares a producir competencias de matemática en la TV. Algo así como “Ídolo de las Matemáticas”, con el primer premio de $2 millones y un segundo premio de $1 millón, además de unos pocos premios más para financiar la educación superior -desde el primer año a lo largo de todo el camino hasta el Doctorado. Piensen en el rating que un show así -con un premio de $2 millones -tendría. Piensen en el impacto que tendría y el ejemplo que proporcionaría a la gente joven, quienes son al menos el 80% de la audiencia de los realitys de TV hoy en día.

Las posibilidades de que una cosa así sucediera? Cero. Los líderes de la comunidad tecnológica en Israel pueden estar estirando la masa, pero prefieren lamentar la crisis en los estudios de matemáticas (y otras materias de ciencias) en privado, o agitar un dedo hacia el gobierno. Ellos les dejan el trabajo a otros.

Esos otros son pocos y distantes entre sí, y algunas veces sienten como si su trabajo es Sísifo, como que ellos están empujando una roca que sigue rodando hacia abajo, con la cima de la montaña simplemente más allá de su alcance. Esa fue también la impresión que yo tuve cuando me senté con Eli Horowitz, el CEO de la Fundación Trump, la cual promueve los estudios de matemáticas en Israel. Trump? Me pregunto. Por qué le habría de importar a él los estudios de matemáticas en Israel? Trump, responde seriamente Horowitz, es una apreciada familia de Miami. Más que sólo apreciada: Los hermanos Eddie y Jules Trump pertenecen a un círculo muy exclusivo de individuos de muy alto nivel adquisitivo, con el valor de sus activos estimado en muchos billones de dólares. Inconmensurablemente más alto que el del magnate de los bienes raíces de pelo naranja de New York que se levanta y se cae, se levanta y se cae, la ex estrella del reality y la presente estrella de las primarias de los Republicanos -Donald Trump.

clip_image006
 
Donald Trump tomó acciones legales contra Eddie y Jules Trump en el pasado, tratando de forzarlos a sacar su apellido del nombre de la cooperación que ellos poseen (“El Grupo Trump”, lo cual no es el mismo que “Trump Organization” de Donald). La corte rechazó la petición de Donald Trump, pero la Oficina de Patentes y Marcas de Estados Unidos falló a su favor y limitó el uso del término “The Trump Group” como una marca. En una corta entrevista con el New York Times alrededor de hace un mes, Jules Trump, quien se considera a sí mismo un partidario del Partido Republicano, dijo de Donald Trump: “Él es una persona extraordinaria, él es una persona increíble”, pero rehusó decir si votaría por él.
 
En el 2011, la familia Trump judío-estadounidense donó $150 millones para mejorar la calidad de la enseñanza de matemáticas en las escuelas israelíes.
 
La donación, extendida a través de una década, es la base financiera de la Fundación Trump. “Nosotros identificamos la seria escasez de profesores de matemáticas como un obstáculo importante para el mejoramiento de los estudios de matemáticas en Israel, e invertimos en eso”, dice Horowitz. “Nos enfocamos en un grupo de profesionales de tecnología con conocimiento en matemáticas, 35-45 años, quienes estaban cansados de su trabajo y estaban buscando desafíos diferentes. Algunos de ellos perdieron la esperanza del sueño de hacer millones en una salida (de una compañía de alta tecnología) exitosa y algunos ya hicieron suficiente dinero en una salida así. Ahora ellos están dispuestos a trabajar en la enseñanza, sin tener que aprender en programas de enseñanza educativa. Nosotros, en cooperación con los educadores y universidades, habilitamos esto: Nosotros financiamos el entrenamiento que ellos hacen en las escuelas reales. Ellos participan en un proceso de ajustamiento reducido y comienzan a enseñar, con la guía de profesores experimentados y bajo su supervisión. Nosotros encontramos que en lo que se refiere a la enseñanza, no existe reemplazo para el conocimiento y la motivación”.
clip_image008

Estudiantes dando el examen de matriculación de matemáticas

Más de 350 nuevos profesores son entrenados de esta manera para enseñar matemáticas en escuelas secundarias cada año, en comparación a varias docenas al año al final de la última década. La gran mayoría hacen su reentrenamiento de carrera con el apoyo de la Fundación Trump. De acuerdo a Horowitz, el programa es considerado prestigioso y competitivo, y permite “entretejer el conocimiento teórico con la experiencia práctica”.
 
Y los resultados? Ha habido una mejoría, determina Horowitz, basada en los datos y los índices -pero todavía hay un largo camino por delante. Solamente el cinco por ciento de los estudiantes que empezaron estudiando cinco unidades de matemáticas (el nivel más alto ofrecido a los estudiantes de secundaria en Israel -ed.) en el 10mo grado, continuaron con ese programa hasta el 12do grado. “Las tasas de abandono masivo”, dice Horowitz, “señala mayoritariamente a la enseñanza como el principal problema”.
 
A fin de mantener a los estudiantes en estudios de matemáticas de alto nivel, una “forma de diagnóstico de la enseñanza” es necesaria: “Examinar a fondo las razones del abandono entre cada uno de los estudiantes y conducir un esfuerzo enfocado para mantenerlos en el programa”, explica Horowitz.
 
Para ese fin, el Ministerio de Educación, la Fundación Trump, el Instituto de Ciencia Weizmann, la Universidad de Tel Aviv y la Universidad de Haifa están desarrollando métodos innovadores para diagnosticar las fallas en la enseñanza de las matemáticas incluyendo, por ejemplo, un análisis de lecciones reales que fueron filmadas.
 
Al mismo tiempo, la Fundación Trump financia la escolarización a larga distancia utilizando computadoras como parte de un programa de “secundaria virtual”. Mil estudiantes estudian niveles altos de matemáticas y física desde lejos, particularmente entre los sectores árabes y ultra-ortodoxos.
 
Eli Horowitz elogia al Ministerio de Educación el cual está “liderando el cambio” y añade, “Nosotros en la Fundación Trump tenemos 500 millones de shekels más para financiar el proceso. Y esto no es el fin de ello para nosotros”.
 
Fuente: Ynetnews.
Traducción por la Comunidad Judía de Guayaquil