La negación del holocausto en aumento en Europa Oriental

Después que Lituania cambió la definición de “genocidio” y que los países balcánicos han convertido a los asesinos de judíos en héroes nacionales, los investigadores del Holocausto están acusando al Estado de Israel de quedarse con los brazos cruzados mientras la historia está siendo re-escrita.

Los testimonios se están desvaneciendo, los sitios memoriales se están convirtiendo en centros de entretenimiento, y el relato histórico es visto sólo como otra “narrativa judía”: Si alguien pensaba que la negación del Holocausto era un fenómeno marginal entre unos pocos anti-semitas y los que odian a Israel, la evidencia muestra que es un fenómeno mucho más amplio, mejor establecido y más peligroso que está recibiendo refuerzo sobre el terreno de los países de Europa Oriental.

En Lituania, por ejemplo, la gente está haciendo todo lo posible para minimizar el significado de los horrores de la guerra como un evento único en la historia de la humanidad, y en Ucrania un famoso sitio de asesinatos en masa se ha convertido en un próspero lugar para correr.

De acuerdo al Dr. Efraim Zuroff, un cazador de nazis y director de la oficina de Jerusalem del Centro Simon Wiesenthal, muchos países han adoptado una política internacional llevando a la negación de facto del Holocausto. Mientras que los investigadores e historiadores están tratando de combatir el nuevo fenómeno y lograr que Europa Occidental se una a la batalla, el Estado de Israel está manteniéndose al margen y sin hacer nada.

Hablando en la conferencia internacional del Instituto Shem Olam “Un Pasado que No Pasa”, la cual se abrió en Europa el lunes, el Dr. Zuroff señaló a Lituania como el país liderando el cambio. Él indicó que ella inició un cambio en la definición de “genocidio”, “uniendo” esencialmente el recuerdo del Holocausto con el recuerdo del comunismo.

En Ucrania, el parlamento aprobó una ley prohibiendo la negación del holocausto del comunismo e imponiendo una sentencia de dos años de prisión a aquellos que la violen.

Da acuerdo al cazador de nazis, esto es parte de un intento en marcha para convencer al mundo de que no hubo dos holocaustos, y que por lo tanto el Holocausto de los judíos europeos no fue un evento radical único. “El 23 de agosto es conmemorado como un día de recordación para las víctimas de los regímenes totalitaristas”, indicó él. “El recuerdo del Holocausto está siendo empujado como parte de este proceso”.

El Rabino Avraham Krieger, director del Instituto Shem Olam para la educación e investigación del Holocausto, cree que los nuevos negadores del Holocausto son impulsados por un motivo psicológico, es decir un intento por disolver la percepción del Holocausto como un fenómeno único a favor de una descripción histórica que minimizará los sentimientos de culpa entre los países que participaron activamente -o cuyos ciudadanos participaron activamente -en el asesinato de los judíos.

El Rabino Krieger y el Dr. Zuroff en la conferencia internacional del

Instituto Shem Olam ‘Un Pasado Que No Pasa’

El Dr. Zuroff ve esto también. Él dice que hay un intento por ocultar y difuminar el papel de los europeos orientales en la masacre. “En Lituania hubo un asesinato sistemático de judíos por parte de la población local”, explicó él. “Esa es la razón por la que el 96 por ciento de los judíos de ahí no sobrevivieron y muchas comunidades fueron completamente borradas. El objetivo intencional es ocultar este hecho”.

 “Los asesinos en masas de judíos entre la población local están percibidos como héroes nacionales debido a su guerra contra los comunistas, y las calles, plazas e instituciones gubernamentales han sido nombradas en su honor. Cómo puede alguien reconocer su papel en la aniquilación si los asesinos son considerados héroes?”

Lituania no está sola. De acuerdo a los dos investigadores, la “negación suave” está teniendo lugar en los países bálticos como Estonia y Letonia, así como también en Polonia, Croacia y Hungría.

Miles de cuerpos de judíos bajo un parque verde

 “Por ejemplo Joanna Bator, una historiadora local, describe los trabajos de construcción para erigir una plaza nombrada en honor de un héroe local que luchó contra el comunismo en la calle que incluía la puerta de entrada al ghetto”, dice Krieger. “Esto puede ser también interpretado de una manera muy inocente, pero de todos los lugares de Varsovia, tenían que hacerlo en una calle con un recuerdo de tanto significado histórico?”

 “También hay un plan para erigir un enorme monumento para los Justos Entre las Naciones en el centro del ghetto, aunque uno ya existe frente al museo del Holocausto en Varsovia. Parece haber un intento por minimizar el hecho de que muchos polacos estuvieron muy lejos de ser gentiles justos, sino que más bien desempeñaron un papel en la aniquilación en amplias áreas en Polonia como socios activos de los nazis. Hay polacos que están encontrando difícil aceptar este hecho y por supuesto tomar responsabilidad por su significado”.

De acuerdo al Dr. Zuroff, los sitios de asesinatos masivos a través de Europa están siendo abandonados o convertidos en parques que atraen a familias los domingos. En el campo de concentración de Majdanek sucedió incluso cuando los huesos de los judíos asesinados todavía estaban esparcidos de una manera visible.

El lugar de asesinato masivo Babi Yar en el corazón de Kiev, donde una de las masacres más mortales en Europa Oriental tuvo lugar, se ha convertido en una banda verde para correr y cochecitos de bebés. “Además de un monumento simbólico, no hay rastros del hecho de que debajo de las gruesas plantas hay miles de cuerpos de judíos que fueron sistemáticamente eliminados”.

Cuándo se dio cuenta que algo estaba sucediendo?

 “No pasó enseguida”, admite el Rabino Krieger. “La persona que dirigía la empresa de conmemoración del Holocausto en Polonia hasta el 2009 era un polaco que había sido enviado él mismo a Auschwitz, y que estaba muy comprometido con el tema. Desde entonces, una ola de nuevos nombramientos comenzó en todos los lugares conmemorativos del país, y hay cambios constantes. No estoy seguro de que ellos sean guiados oficialmente, pero éste es el nuevo viento soplando ahí”.

“Hay todo tipo de ‘renovaciones’ teniendo lugar en los campos de concentración, cubriendo verdades históricas que tuvieron lugar ahí. En Chelmno, por ejemplo, había una fosa con artículos y restos humanos judíos, así que ellos fueron y lo cubrieron todo con grava. No dejaron una huella de lo que solía estar allí, ni siquiera un cartel. No hay huella de los grandes hoyos que fueron utilizados para el acto horroroso de destruir los cuerpos”.

 “Los museos se están convirtiendo en un lugar para la presentación de esta narrativa local, en lugar de presentar la historia. Esto se une a toda clase de negaciones concretas del Holocausto por parte de los historiadores locales en nuevos estudios. Si alguna vez fuimos testigos de un espíritu de tomar responsabilidad por el pasado -ahora ha desaparecido”.

De acuerdo al Dr. Zuroff, los esfuerzos de los países europeos orientales para “ocultar la evidencia” y difuminar la historia han aumentado desde que los países bálticos se convirtieron en parte de la Unión Europea. “Es común sobre todo ahí porque ellos realmente tienen algo que esconder”, dijo él.  “El hecho de que ellos estaban viviendo bajo un régimen comunista les impidió llevar a cabo un debate abierto sobre la verdad”.

Anti-semitas pero amigables hacia Israel

 “A Francia le tomó 40 años reconocer los crímenes del gobierno de Vichy (un régimen títere nazi establecido en el centro de Francia). Y lo más importante, una tendencia gubernamental-diplomática, no una iniciativa privada o un fenómeno social. La Unión Europea se están manteniendo en silencio. No hay condenas o apelaciones de su parte sobre este tema o una petición de mantener la narrativa europea del Holocausto”.

Y dónde está el Estado de Israel en este panorama sombrío? “Estoy muy avergonzado”, admite Zuroff. “Me preocupo tanto por el estado y me siento mal criticándolo, pero la situación no es buena y debo presentar los peligros creados por su silencio. El sentimiento es que un estado que se ve a sí mismo como el heredero de las víctimas de los nazis, y que fue el primero en la línea para recibir beneficios financieros, tiene un interés en quedarse callado. Así que está manteniéndose en silencio”.

La explicación del investigador es que “los países líderes en la negación del Holocausto hoy tienen buenas relaciones con Israel, incluso aunque ellos puedan ser anti-semitas hacia los judíos. Así que en lugar de clamar contra lo que se les hizo a las víctimas del Holocausto, Israel está guardando silencio”.

De acuerdo a Zuroff, Estados Unidos, quien llegó a estar ligeramente involucrado en el tema en el pasado en un intento de influenciar la situación, está guardando silencio también, al igual que Francia y Alemania.

 “El hecho de que hay países en Europa que no han tomado responsabilidad por el Holocausto debe ser reconocido. En Austria, por ejemplo, ellos todavía están utilizando toda clase de medidas legales para evitar el enjuiciamiento de los criminales de guerra nazis. Apenas recientemente, ellos rechazaron nuestra petición para enjuiciar a una mujer que fue responsable por poner a mujeres en las cámaras de gas, alegando que ella solamente desempeñó ‘un papel pasivo’ por el cual ella no puede ser enjuiciada”.

Hay algo que se esté haciendo, sin embargo?

“Un libro que se espera que sea publicado en Lituania el próximo mes va a crear un escándalo importante”, dice el Dr. Zuroff. “Una famosa autora lituana, Ruta Vanagaite, escribió un libro conmigo sobre el papel de los lituanos en el asesinato de los judíos durante el Holocausto. Ella comenzó a mostrar un interés en el tema después de descubrir que miembros de su familia habían estado involucrados en eso. Nosotros estudiamos el alcance y la motivación y escuchamos los testimonios de testigos. Es un panorama muy sombrío. Esperemos que plantee una discusión sobre el tema”.

 “Antes que nada, no pensemos que hemos hecho lo que tenemos que hacer recordando y conmemorando a familiares que fueron asesinados en el Holocausto”, añade el Rabino Krieger. “Si al mismo tiempo alguien cambia toda la imagen histórica, es como si nosotros no hiciéramos nada. Los jóvenes judíos visitan esos países, van a los museos, están expuestos a ‘esa narrativa’ e incluso la adoptan -y ese es un peligro inmenso”.

 “Debemos entender que estamos parados en una disyuntiva decisiva en la historia del Holocausto. La mayoría de los sobrevivientes ya no pueda clamar o hablar, así que es nuestra misión asegurarnos que Europa, la cual quiere olvidar, no olvidará”.

Fuente: Ynetnews

(Traducción por la Comunidad Judía de Guayaquil)