Los demócratas antiisraelíes representan “una nueva cepa de antisemitismo”

La Conferencia de Presidentes de las principales organizaciones judías de los Estados Unidos inició su 45ª Misión anual de liderazgo nacional a Israel con un acto realizado en Jerusalem que reunió a más de 100 de sus principales líderes y en donde se destacó la necesidad de la unidad y la cooperación en tiempos de división.

En la apertura de encuentro, el nuevo presidente de la Conferencia de Presidentes, Arthur Stark, informó sobre la visita previa a la misión en Kenia y Uganda.

«Seleccionamos África, ya que está surgiendo serios desafíos y grandes oportunidades para Israel», dijo Stark.

La visita se produjo poco después del ataque del 17 de enero en un hotel de Nairobi que dejó al menos 21 muertos.

«Estamos al lado de las democracias emergentes y queríamos mostrar la unidad como una comunidad judía», continuó. «Fue muy apreciado por los líderes que nos encontramos, que estuvimos en esas circunstancias… Hay un gran respeto por Israel. Salimos con un fuerte sentido de la reconstrucción de los lazos entre Israel y África, y entre los Estados Unidos y África», sostuvo Stark.

El vicepresidente ejecutivo y presidente ejecutivo de la Conferencia de Presidentes, Malcolm Hoenlein, declaró: «Lo que ellos (los africanos) necesitan, Israel se los ofrece. Se notó el verdadero sentido de amistad para con los Estados Unidos e Israel durante la estancia en África”.

«El presidente de Uganda», señaló con ironía, «nos dio una conferencia sobre por qué los judíos tienen un derecho histórico a estar en Israel, incluso citando referencias bíblicas».

Tanto Stark como Hoenlein destacaron la importancia estratégica de llegar al continente, especialmente porque superará los mil millones de personas en cuestión de años.

«África es una nueva frontera», dijo Hoenlein, «y estos países están en la primera línea de estos desarrollos».

Hoenlein también abordó los desafíos que enfrenta la relación entre Estados Unidos e Israel, incluida la relación entre Israel y la comunidad judía estadounidense.

«En general, la relación entre los judíos estadounidenses y los israelíes sigue siendo fuerte», dijo Hoenlein a Arutz Sheva.

Sin embargo, Hoenlein también advirtió sobre una tendencia preocupante hacia la indiferencia hacia Israel entre los jóvenes judíos estadounidenses.

«Siempre hay desafíos. Estamos viviendo un período de creciente polarización dentro de la política estadounidense, hay una división cada vez mayor y eso también afecta a la comunidad. Creo que existe un problema general de un movimiento hacia la indiferencia entre los jóvenes», declaró.

«Tenemos que llegar a todos los sectores, judíos y no judíos, a la izquierda demócrata, a los republicanos para ganar su apoyo” dijo el dirigente, quien explicó que “en general el pueblo estadounidense por más de dos tercios apoya a Israel, pero no podemos darlo por sentado».

Durante los cinco días de la misión en Israel, las principales figuras informarán a los delegados sobre asuntos de actualidad. Participarán el presidente Reuven Rivlin, el primer ministro Benjamin Netanyahu, el presidente de la Agencia Judía Isaac Herzog, el jefe de las FDI Herzl Halevi y otros de los ámbitos político, diplomático, de seguridad, empresarial y académico.

También estarán entre los oradores el teniente general (r) Benny Gantz, quien busca ser el próximo primer ministro, así como Naftali Bennett y otros dirigentes políticos.

«Cada año, salimos de estas misiones a Israel con nuevos conocimientos y una nueva comprensión sobre los problemas que enfrentan Israel y el pueblo judío», dijo Hoenlein.

Los dos también hablaron sobre los eventos recientes en los Estados Unidos, incluido el aumento del antisemitismo, que comenzó con los disparos del 27 de octubre en la Sinagoga del Árbol de la Vida en Pittsburgh, en la que 11 personas fueron asesinadas por un extremista de extrema derecha.

«Pittsburgh fue el fin de la inocencia para los judíos estadounidenses», dijo Hoenlein. «Nadie ahora», agregó, «puedo decir que no lo sabían».

Señaló que el tiroteo ocurrió justo antes del 80 aniversario de Kristallnacht, que fue el final de la negación para los alemanes.

Sin embargo, ambos líderes de la Conferencia de Presidentes señalaron que, a diferencia de la Alemania nazi, el gobierno y las instituciones comunitarias se unieron en torno a la comunidad judía y se manifestaron en contra del antisemitismo.

En otro orden Hoenlein destacó que la Cámara de Representantes aprobó, con un apoyo abrumador de 424 a 0, una moción dirigida a combatir el antisemitismo, principalmente luchando contra el movimiento BDS y citándolo como un interés de seguridad nacional.

Sin embargo, ambos dirigentes advirtieron sobre las posiciones antiisraelíes expuestas por varios miembros nuevos de la Cámara, incluidos Rashida Tlaib (D-MI) e Ilhan Omar (D-MN).

«Da la sensación de que esta es una nueva cepa de antisemitismo que la que hemos visto antes en los pasillos del poder», dijo Stark. «Creemos que, en general, los líderes políticos de Estados Unidos están muy detrás de Israel, pero es fundamental que tomen en serio esta amenaza».

 

Fuente: Diario Iton Gadol